CONSUBASQUET entevistas Federación de Básquetbol de Chile Selección Chilena

FebaChile: Cuando el trabajo bien hecho da sus frutos

Orden, crecimiento y desarrollo, tres objetivos en nuestro deporte a lo que todos apuntan. La labor positiva realizada muestra sus resultados a corto o largo plazo y, en ese sentido, la Federación de Básquetbol de Chile es un modelo a seguir.

Jugadores, Entrenadores, Dirigentes y Árbitros, los cuatro pilares que una entidad nacional debe mejorar poco a poco, y en armonía, para crecer institucionalmente. Eso lo tienen bien claro en FebaChile, donde realizan capacitaciones para cada uno de esos pilares regularmente, además de fortalecer sus selecciones nacionales. «Construyendo el futuro», como dice el eslogan que ellos utilizan.

Para saber como trabajan, aprovechamos la estadía por la capital trasandina para realizar una entrevista a la oficina; a los integrantes de esta; a modo de conocer su día a día, las labores de cada uno y cuál es el secreto para hacer crecer a una Federación Nacional en tan poco tiempo.

Primeramente, entramos a conversar con el Presidente de la Federación, el Señor Irán Arcos. Él nos graficó un poco como es el día a día de la institución.

«CONSTRUYENDO EL FUTURO»

El Presidente Irán Arcos en su oficina.

«A mi me gustaría que a todos los Sudamericanos a los que tu vayas, le hagas una entrevista a la federación local, para que la gente conozca sus federaciones. Muchas veces no se valora a la gente que trabaja en el día a día. Tu has visto que este Sudamericano toda la gente de acá lo ha sacado adelante, comprometidos con el trabajo y se nota que quieren lo que hacen»; de esta manera comenzó su charla el Presidente. Siempre es importante saber como trabaja una federación para darle mérito a dicha labor.

La entretenida plática comenzó con lo obvio, quizás, el Campeonato Sudamericano realizado por ellos. «Es super positivo hacer eventos en tu país por que la gente ve el nivel. Acá tuvimos un nivel muy competitivo, por encima de la media. Nos encontramos con un nivel muy alto, tanto Brasil, como Argentina, Uruguay, Ecuador, Colombia y mismo el caso de Venezuela que para mi debería haber terminado un poco más alto».

Aunque, más allá de la altura de las selecciones en cuanto a nivel de juego, resaltó la importancia de ser locales para que el publico chileno pueda ser testigo y ver con sus propios ojos a cada equipo nacional: «Eso a mi me alegra, el nivel de los seleccionados, pero también me alegra que la gente lo pueda ver, que pueda observar in situ como funcionan los equipos, como se preparan, ver el físico de los jugadores. En este último punto, a veces acá no valoramos el trabajo físico y hay países que nos llevan la delantera, entonces hay que ponerle más énfasis a ese aspecto, sino las chances de poder competir se van a reducir»; sostuvo.

En cuanto a la organización, agradeció a todos los que hicieron posible la realización del certamen continental. «Para este Sudamericano nos preparamos mucho como equipo de trabajo. Yo quiero agradecer a todos los funcionarios que nos acompañaron en este desafío. Agradecer a las autoridades, al Ministerio del Deporte, al Comité Olímpico de Chile y a nuestros sponsors por apoyarnos. También a FIBA y a Consubasquet que confiaron en nosotros. Conversábamos constantemente con el Presidente (Marcelo) Bedoya, fuimos evaluando día a día la situación, solicitamos aplazarlo unos días por que creíamos que era prudente esperar y no nos equivocamos en la decisión con Consubasquet. Tomamos los resguardos necesarios para darle seguridad a las delegaciones, los cambiamos de hotel a una zona que está más alejada de la zona de conflicto, por llamarlo de alguna forma. Hicimos todo el esfuerzo. Además vino mucha gente a presenciar los partidos, es cierto que en las finales esa cantidad se redujo, pero es que todos somos exitistas y si Chile no está entre los semifinalistas el público desaparece. Los días en que Chile sí estuvo compitiendo tuvimos más de dos mil personas y para un torneo de menores es super positivo. Contentos porque hemos tenido la posibilidad de compartir con los otros dirigentes y todos nos han manifestado su satisfacción y sus felicitaciones por el torneo y créeme que eso nos llena de orgullo, nos hace sentir muy conformes»; manifestó.

Saliendo un poco del campeonato y cambiando de tópico, nos centramos en el tema principal de la entrevista a la oficina: conocer a que apunta FebaChile. El Presidente valorizó el día a día y contó que es una labor casi sin descanso y sacrificada, pero que da sus frutos y les llena de satisfacción a todos. «Nuestro objetivo hoy día, nuestro plan estratégico es el Panamericano 2023. Queremos llegar lo más competitivo posible por que vamos a hacerlo en casa. Porque tenemos buenas generaciones que van a llegar con 23 o con 25 años a competir y tenemos que trabajar en lo deportivo con esas generaciones. Estructuralmente, darle buenas competencias a nuestros asociados y lograr que nuestro deporte sea el segundo más practicado en nuestro país. Que sea cada día más visible, que sea un deporte creíble, que las empresas privadas confíen en nuestro proyecto, que las autoridades gubernamentales sigan viendo al básquet como una institución sólida. Esos son nuestros objetivos»; remarcó.

Luego, continuó explicando como trabajan a nivel de selecciones. Chile tuvo intervención en tres torneos Premundiales en los últimos dos años, además de buenas participaciones en Sudamericanos, y todo eso no es producto de la casualidad. «Cuando nosotros llegamos acá las concentraciones y las giras se hacían en los mismos lugares. Nosotros cambiamos un poco la perspectiva, le dimos a conocer a las autoridades tanto del gobierno anterior como este que había que cambiar y competir con los mejores. Si tu no compites con los mejores, llámese Estados Unidos o España, en Europa, no puedes medirte, no puedes mejorar. A mi me encantaría llevar mucha más gente a Estados Unidos o a Europa, entrenadores y dirigentes también, para que puedan ver como trabajan estos países. Muchas veces no se trata solamente de dinero para mejorar, es capacitación, perfeccionarse, tratar de genera nuevas ideas. Nadie es dueño de la verdad absoluta, creo que la verdad se construye día a día. Con conocimiento y aprendiendo de los mejores»; expresó el máximo dirigente de su país.

Seguidamente, añadió: «Hemos mejorado los procesos, especialmente previo a los torneos. En algunos casos ha dado resultados y en otros no, pero como dirigente y como federación tu tienes que esmerarte y tratar de dar lo mejor a los deportistas, las condiciones más óptimas. Aunque eso tampoco te asegura nada, pero te da la tranquilidad de que le diste las mejores herramientas a tus atletas. Y cuando tu haces eso uno queda super tranquilo».

En medio de la charla, desde la ventana de su oficina, pudimos observar que justo se estaban realizando trabajos en cancha dictados por Juan Miranda, entrenador de las selecciones formativas femeninas. Nos llamó la atención. El Presidente Arcos se levantó, se acercó a la ventana y explicó: «Ahora, por ejemplo, se está realizando un curso Nivel 1. Este año capacitamos a 400 entrenadores en Nivel 2, tenemos la escuela nacional de entrenadores donde participó el Head Coach femenino, Warren Espinoza, el preparador físico de la misma rama y también un psicólogo deportivo. Nosotros creemos que esto es integral, si tu no capacitas a los entrenadores, a los árbitros, a los dirigentes, no mejoras. Todos tenemos que adquirir nuevos conocimientos por que el básquetbol evoluciona día a día».

Volvimos a la mesa y antes nos topamos con los trofeos. Una colección grande exhibida a lo largo de la oficina. Al ser consultado, comentó: «Estos (muestra los trofeos) son de nuestra gestión, muchos primeros lugares, muy buenas participaciones. Contentos, aunque más que eso, contentos porque estamos, como dice nuestro refrán: ‘Construyendo el futuro’, la idea nuestra es para el futuro. Siempre mentalizados para trabajar en las nuevas camadas de jugadores. Es cierto, esto es un revés, pero por eso no nos vamos a desanimar. Nuestro objetivo es bien claro, llegar al 2023 lo más competitivo posible para el Panamericano de ese año que se juega en Chile. En ese sentido, estos tropiezos yo creo que nos sirven más que cuando ganas. Cuando ganas tu fortaleces la idea, pero acá tu tienes que evaluar nuevamente, hacer algunos cambios y seguir por el objetivo». Y anexó nuevamente que no hay que perder la calma por el resultado de su seleccionado en este Sudamericano y, además, volvió a revalorizar el trabajo organizativo de dicho torneo. «Tu viste que la parte organizativa fue buena y siempre Chile se caracteriza por eso. Tanto en el Premundial de Aysén como en este Sudamericano nos preocupamos de tener una buena organización», recalcó.

«Yo llevo dos años y meses al frente y esto es un poco del objetivo, crear una estructura, crear un equipo de trabajo y creo que eso lo hemos logrado. En el fondo no somos modelo de nadie, es solamente mantener una línea de trabajo. Nosotros terminamos nuestro periodo en marzo de 2021 y no sabemos que va a pasar después, si nos reelegimos o no. Pero por lo menos la persona que venga va a encontrar una casa más cómoda y mejores condiciones que como la encontramos nosotros»; finalizó.

Salimos de la oficina del Presidente y nos tocó hablar con los que hacen posible que la Federación funcione, los que se encargan de mantener el barco a flote y que vaya a buen puerto.

En ese sentido, en primer lugar nos tocó hablar con el colega Miguel Eduardo Blanco, encargado del Departamento de Prensa de la Federación.

Miguel Blanco, de prensa FebaChile.

Su labor, como dice el nombre, se centra en todo lo que es comunicación externa de la Federación a través de redes sociales y su página oficial https://www.febachile.cl/

Como todo periodista su trabajo se trata de informar todo lo que tiene que ver con la competencia interna del país como también la internacional. Además, le hace un seguimiento a los jugadores chilenos que hoy militan en el extranjero con la intención de que la gente los conozca, se vaya identificando con ellos y se creen ídolos nacionales. «Así como Argentina tiene a Campazzo, a Scola, a Deck, Chile también tiene jugadores que poco a poco se van ganando un lugar en ligas importantes como Ignacio Arroyo y Felipe Haase. Ellos representan al básquet chileno», subrayó.

También, tiene a su cargo la parte de carnet de jugadores. Eso les da un vínculo más íntimo con cada club y federación y se tiene un registro de la cantidad exacta de basquetbolistas que hoy practican en Chile.

Nos mudamos de escritorio y al lado encontramos a Ana Gómez, encargada de registro de jugadores y pases al extranjero de ellos. Ella monitorea y asiste en cada situación de traspaso, de un equipo a otro, de todos los atletas que militan en Chile. «Hoy día tenemos a 17.864 registrados y afederados, en masculino y femenino». En cuanto a los que juegan afuera, contó que existen hoy por hoy entre 18 a 20 jugadores chilenos alrededor del mundo, de 17 años para arriba.

Ana Gómez en plena funciones laborales.

Seguidamente hablamos con Jorge Quimén, que cumple el rol de utilero de las selecciones nacionales. Es el más antiguo en la oficina con 14 años trabajando en ella. Comentó como se trabaja en su departamento y el cuidado necesario para todo funciones en orden en ese sentido. «Los equipos los regalamos a los chicos según el resultado deportivo, como un premio», soltó entre risas.

Prosiguiendo, encontramos a Analí Correa, secretaria de la Federación. «Nuestro día a día es bastante movido. Nuestro trabajo está enfocado en buscar lo mejor para el básquetbol de Chile» comentó de entrada y sin dar tiempo a preguntas. Ella se encarga de la comunicación institucional, de estar en contacto con Consubasquet, con FIBA, con las demás Federaciones hermanas y los clubes que forman parte de FebaChile.

Continuando, hablamos con Karin Heerwagen, Secretaria Técnica de la Federación. Es el comodín dentro de la institución, realiza asesorías, se encarga de las finanzas, es delegada de selecciones y cuando el Presidente no está, por motivos de viajes, es la que está a cargo de la oficina. «Nosotros tenemos un presupuesto anual, de los recursos fiscales que le llamamos aquí, de 500 mil dólares para costear todos los gastos de la federación, ya sean sueldos de funcionarios, viajes de selecciones y etapa de preparación antes de esos torneos». Detalló que esos recursos les son dados por el Ministerio del Deporte a través de Instituto Nacional del Deporte. Además cuentan con otros ingresos, menores, como ser arancel de fichajes y cursos, que les ayudan a mejorarlas gestiones económicas de la oficina.

Otro pilar fundamental dentro de la institución es el Departamento de Árbitros. Patricio Menares encabeza esta división, además de ser el Director de la Escuela de Árbitros y Oficiales. Hoy día Chile cuenta con siete jueces con insignia FIBA: Sebastián Negrón, Karol Quiñónez, Felipe Valenzuela, Felipe Ibarra, Claudio Osorio, Enzo Fernández y Maríajesús González. Pero ellos no se quedan ahí, anualmente realizan campamentos y cursos para capacitar a los árbitros y poder, en un futuro, tener más jueces que piten internacionalmente.

Por último, pero no menos importante, conversamos con Denisse Sanhueza, encargada de los procesos de las selecciones nacionales. «Normalmente comenzamos el proceso de preparación de las selecciones formativas siete u ocho meses antes del torneo a participar»; dijo. Después, detalló que en femenino el Head Coach, Warren Espinoza, hace visorías por todo el país un año antes del Sudamericano que se va a jugar, buscando jugadoras para las respectivas categorías. En masculino la cosa es un poco diferente. El entrenador en jefe de esta rama, Daniel Frola, crea una mixtura entre visorías y recomendaciones de clubes de sus propios jugadores (los clubes mandan a la preselección a los que creen aptos para quedar en la lista definitiva). Con relación a la etapa de preparación, hacen giras anteriores para llegar de la mejor manera a los certámenes. Las mujeres van a jugar contra clubes y selecciones en los Estados Unidos y los varones fueron a España, Argentina y Uruguay.

Denisse Sanhueza en su escritorio, desde donde coordina a las selecciones chilenas.

En contrapartida, la selección mayor no cuenta con el mismo tiempo de preparación que las formativas, porque la mayoría de los jugadores militan en el extranjero y se hace muy difícil juntarlos muchas semanas antes. De igual manera tratan de tener un proceso de 20 a 30 días para los choques ante sus pares en la categoría senior.

Ubicada en el cuarto piso del edificio del Comité Olímpico de Chile, la Federación de Básquetbol trabaja sin descanso en el día a día buscando mejorar, en todos los aspectos, para que ellos sigan creciendo a nivel deportivo como institucional. FebaChile: Cuando el trabajo bien hecho da sus frutos.