CONSUBASQUET

Se retiró Scola: Honor y gratitud al gran capitán argentino

Lo dijo sin decirlo. Con lágrimas en los ojos, el interno de 41 años luego de la caída en cuartos de final ante Australia soltó a la prensa: “Me voy en paz”. El reconocimiento del presidente de Consubasquet, Marcelo Bedoya, a su trayectoria como jugador.


«Me voy en paz. Intenté apartarme de todo, este último año, pero se me vino todo de golpe. Intenté mantener la compostura todo lo que pude. Estamos todos viviendo una situación muy especial, haber visto a los rivales, a los periodistas, a los árbitros, me golpeó un poco. Intento apartarme de estas situaciones pero fue un poco un golpe bajo, estaba esperando terminar el partido. No sé muy bien qué decir, terminó y ya está. Tener el respeto de tus contrincantes es, quizás, el elogio final, el elogio más grande que hay. Me voy muy contento, me voy en paz».

Con esas palabras Luis Scola lo dijo sin decirlo. Con lágrimas en los ojos, con la emoción a flor de piel, el interno de 41 años y cinco Juegos Olímpicos en la espalda, al menos le dijo adiós a su amada Selección Argentina. El retiro total del básquet aún mantiene puntos suspensivos.

Muchos partidos, muchas alegrías y alguna que otra tristeza, en una carrera con la selección mayor, que arrancó en 1999 con la disputa del Sudamericano en la ciudad de Bahía Blanca. Esta noche en Tokio, propios y extraños detuvieron lo que estaban haciendo para aplaudirlo de pie.

Tal cual lo apuntó el área de prensa de la Confederación Argentina de Básquetbol, Scola es el líder histórico en presencias de ese país con 173 partidos y el máximo anotador con 2857 puntos. En su extenso palmarés se destacan las dos medallas olímpicas, el oro en Atenas 2004 y el bronce en Beijing 2008, además de dos subcampeonatos mundiales y otros cuatro títulos.

Al respecto el presidente de Consubasquet, Marcelo Bedoya le dedicó unas palabras a la extensa carrera deportiva del jugador surgido en Ferrocarril Oeste:

“Hoy he visto una de las despedidas más emotivas en mis 40 años de dirigencia deportiva, uno puede ser un gran deportista podes haber batido récords y ganado los torneos más importantes, pero que tus pares te despidan de pie y con aplausos antes de que termine el juego no tiene parangón es sublime e inigualable que una persona haya superado lo deportivo y entrado en la conciencia colectiva y la admiración de su comunidad,  en nombre de Sudamérica me inclino reverente a este gran jugador argentino“

Foto: Gentileza FIBA.


Recuerden que pueden seguirnos a través de nuestras redes sociales; Facebook, Instagram y Twitter.

Emanuel Niel – Encargado de Prensa
Consubasquet